La mayoría de los impermeabilizantes son en realidad sustancias que protegen a las superficies del agua o sustancias líquidas. Su clasificación depende de sus aplicaciones y variedades, por ejemplo, los hay para prevenir la formación de manchas de humedad en las paredes, o los impermeabilizantes utilizados por las constructoras para techos, paredes, azoteas, piscinas, y cualquier superficie en general que pueda concentrar agua o filtraciones de esta.

Los productos de impermeabilización más comunes son aquellos que se aplican como si fueran capas de pintura, o las membranas acrílicas (poliuretano). Por sus propiedades flexibles, pueden estirarse y adaptarse en cualquier superficie para proteger los movimientos de la edificación. Estos se complementan con el uso de selladores de juntas.

Los productos impermeabilizantes más comunes son:

  • Acrílicos
  • Asfálticos
  • Cementosos
  • Elásticos
  • Membranas líquidas
  • Membranas de poliuretano